Diputados brasileños discutirán consecuencias de tragedia minera

Brasilia, 11 feb (PL) Las consecuencias del colapso de una represa minera en el municipio Brumadinho, estado de Minas Gerais (sureste), serán discutidas esta semana en el plenario de la Cámara de Diputados, indica hoy la Agencia Brasil.

Señala que con el retorno de las actividades legislativas, diputados y senadores se articulan con el objetivo de viabilizar la creación de una Comisión Parlamentaria Mixta de Investigación (CPMI) para averiguar las condiciones de las mineras en todo país.

Según el coordinador de la Comisión Externa de la Cámara, el diputado Zé Silva, el Parlamento trabajará para modernizar la legislación y evitar que desastres como los ocurridos en Brumadinho, el 25 de enero, y en Mariana, hace tres años, vuelvan a suceder en el país.

'Hemos estado en Brumadinho para escuchar a la comunidad y resulta inexplicable el sentimiento de desesperanza...hay una indignación revuelta con impunidad', declaró Silva.

Detalló que la comisión, compuesta por 16 diputados federales, trabajará para garantizar que 'tragedias como éstas no ocurran más en el país'.

Las actividades se dividen en dos ejes. Una primera etapa será la realización de audiencias públicas y la revisión de leyes referentes al sector minero, como la Política Nacional de Seguridad de Represas.

El otro eje es el análisis de tecnologías para el monitoreo de las represas.

Mañana la Comisión Externa debe presentar la llamada Carta de Brumadinho, con un panorama de la situación en la región y posibles alternativas para la población local.

El miércoles sesionará la Comisión General en el plenario de la Cámara para discutir el asunto.

Para Silva, la perspectiva de la Comisión Externa es que en marzo haya una semana de esfuerzo concentrado para que la Cámara analice los proyectos sobre seguridad de represas en Brasil.

A 157 ascendió la cifra de muertos y a 165 los desaparecidos por el quiebre de la represa de la empresa Vale el 25 de enero en Brumadinho.

La Defensa Civil de Minas Gerais detalló que aún quedan 23 cadáveres sin reconocer tras el colapso de los diques de un depósito de residuos minerales.

tgj/ocs