Asegura diputado mexicano que Jorge Glas es un perseguido

Asegura diputado mexicano que Jorge Glas es un perseguido
Quito, 6 dic (PL) ''Jorge Glas es un perseguido'', aseguró el diputado federal mexicano Gerardo Fernández, sobre el exvicepresidente ecuatoriano, quien cumple hoy 47 días en huelga de hambre.
Fernández visitó al exvicemandatario en el Centro de Rehabilitación Social de Latacunga, a propósito de la campaña internacional en demanda por su traslado a la Cárcel 4 de Quito, donde su vida corre menos riesgo.

'Me han sorprendido muchas cosas, su entereza, su determinación, su claridad', advirtió el diputado.

Asimismo, recordó que su condena, a seis años de prisión, fue por un delito de corrupción vinculado a la empresa brasileño Odebrecht.

En su criterio, en torno a Glas se tejió 'una patraña', sobre un crimen que no se ha podido probar y por el cual lo han condenado públicamente.

Igualmente señaló que los medios de comunicación han hecho todo un escándalo del caso, aún inconcluso pues está pendiente un recurso de casación.

Tras recalcar que Glas es un perseguido, le manifestó toda su solidaridad y alertó que continuará presionando para que sea liberado, 'porque es un preso político, sin la menor duda'.

La postura de Fernández se suma a la de otras figuras internacionales y organizaciones sociales que han pedido al gobierno ecuatoriano y en especial al presidente, Lenín Moreno, el traslado de Glas de instalación penitenciaria.

Recientemente, el Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, remitió una carta a Moreno, en la cual expresó preocupación por la situación actual del exvicejefe de estado, negado a ingerir alimentos desde el 21 de octubre de este año.

'Nos hacemos eco de la exhortación que hace la Defensoría del Pueblo al Ministerio de Justicia, por el deterioro de la salud de Jorge Glas y nos preocupa el rechazo al habeas corpus, apelación a la misma hasta el momento y que el tribunal de la corte provincial de Cotopaxi no ha emitido su resolución para que pueda volver a la cárcel 4', indica la misiva.

Los pedidos coinciden con algunos mensajes de alerta, difundidos en las redes sociales, sobre la presunta transferencia de Glas hacia una cárcel en Guayaquil, donde muchos consideran que se podría fraguar un plan contra su vida.

mem/scm