Contrabando de carne en Paraguay escribe otra historia

Asunción, 11 jul (PL) Lo que parecía ser una tormenta de proporciones mayores, con ministros y directores nacionales defenestrados, el mayor contrabando de carne en Paraguay detectado en mayo, hoy dejó de ser noticia en los medios nacionales.

Atrás quedaron la destitución del titular del Ministerio de Agricultura y Ganadería, Marcos Medina; del director de Aduanas, Nelson Valientes; y del presidente de Senacsa, Hugo Idoyaga.

También el procesamiento de varios funcionarios estatales, además de acusaciones de arreglos financieros que involucraron a ministros y a dueños de frigoríficos.

A propios y extraños sorprendió la declaración del titular del Servicio Nacional de Calidad y Salud Animal (Semnacsa), Fredis Estigarribia, quien afirmó que una semana después del descubrimiento del contrabando, el tema fue aclarado, tras 'confirmarse que la carne no fue reimportada'.

Según el presidente de ese ente, tanto los mercados de Chile como de Taiwán reabrieron sus puertas y hasta el de Estados Unidos, está interesado en la carne paraguaya, la marca país

Incluso el Frigorífico Concepción que desató el torbellino tras acuñar 180 toneladas del producto vacuno procedente de Brasil sin la autorización de rigor, fue habilitado para trabajar, pero no para exportar.

Referente a los funcionarios de Senacsa involucrados en el tema, sostuvo que cuentan con sumarios administrativos y fueron separados de sus respectivos cargos.

No se les separó de sus funciones y están a disposición de Recursos Humanos. Están trabajando, pero ya no son jefes y perciben sus salarios normalmente, dijo.

Consultado sobre las 'medidas' que se tomaron para evitar este tipo de problemas, destacó: 'A las 48 horas de haber asumido el cargo, habilitamos la ventanilla única de importación, que consiste en que si falta unos de los papeles ya no entra el producto'.

El problema del contrabando de la carne -dijo-, está quedando atrás y en ese sentido la misión técnica de Taiwán actualmente se encuentra en Paraguay y su principal objetivo es llevar más carne a los consumidores taiwaneses, argumentó.

Indicó que los asiáticos están terminando la auditoría a los frigoríficos. Igualmente, se esperaba la víspera la llegada de especialistas estadounidenses y la próxima semana harán lo mismo los de Chile.

En estos momentos, la nación asiática se mueve con seis mil toneladas de la carne nacional, pero quiere llegar a las 20 mil, refirió.

Mientras que Chile, en el mes de enero pasado, había cerrado sus puertas a unos cuantos frigoríficos de nuestro país, ahora verificarán si cumplieron con los requisitos impuestos para volver a reabrirlos.

tgj/cw